MIS TRABAJOS DE DERECHO EN UAPA

MIS TRABAJOS DE DERECHO EN UAPA
ESTÉ BLOG ESTÁ HECHO PARA TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE SE RIGEN POR LEYES Y NORMAS

lunes, 7 de marzo de 2011

REPASO DE DERECHO CIVIL

  1. LAS OBLIGACIONES

1.1. EL CUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES: EL PAGO.

El deudor esta obligado a cumplir con sus obligaciones, ya sean legales o contractuales, y no podría ser dispensado de ellas ni por el juez ni por el mismo legislador. La fuerza del vínculo obligatorio descansa sobre el principio de la autonomía de la voluntad, sobre la moral, la economía y el interés social.

El cumplimiento de una obligación cuyo nacimiento no ha tropezado con el orden público, es menos probable que provoque una perturbación social. Por eso, la intervención del orden público es menos fuerte en el ámbito del cumplimiento que en el de la formación del contrato.

El cumplimiento de las obligaciones descansa en fundamentos morales, económicos y sociales. La palabra dada debe ser mantenida, la promesa debe ser cumplida, cueste lo que cueste.

1.1.1 El pago.- El efecto normal de la obligación consiste en constreñir al deudor a efectuar la prestación prometida; es el pago o cumplimiento. Pagar, en el sentido jurídico del término, es cumplir una obligación, sea la que sea. Entregar una cosa, trasmitir la propiedad de la cosa vendida, ejecutar un trabajo, constituye un pago.
La obligación se extingue porque ha sido cumplida. La distinción es tanto mas necesaria por cuanto la obligación puede extinguirse sin haber sido cumplida; se esta entonces ante un modo de extinción propiamente dicho de la obligación.

El principal fin que persiguen las obligaciones es que estas se cumplan, que se paguen, es por eso que sumado se habla de pago se hace referencia al cumplimiento de la obligación.
Con el pago del acreedor deja de ser, por haber obtenido del deudor la prestación a la que se encontraba sujeto.
El Código Civil dispone en su art. 2062 que pago o cumplimiento es la entrega de la cosa, la cantidad o la prestación del servicio que se hubiere prometido. El pago supone la presencia de dos actores.
No es valido el pago hecho con una cantidad de dinero o en otra cosa fungible ajena, no habrá repetición contra el acreedor que le haya consumido la buena fe.
El pago además, se hará en el tiempo designado en el contrato, exceptuando aquellos casos en que la ley permita o prevenga expresamente otra cosa.
El lugar de pago debe hacerse en conformidad de las partes y si estas no hubiesen pactado nada será en el domicilio del deudor.
El deudor que después de celebrado el contrato mudare voluntariamente de domicilio, deberá indemnizar al acreedor de los mayores gastos que se haga por esta causa para obtener el pago.
El pago debe y puede ser hecho por el mismo deudor, por sus representantes, o por cualquier otra persona que tenga interés jurídico en el cumplimiento de la obligación. También puede hacerse por un tercero no interesado en el cumplimiento de la obligación, que pague bajo el consentimiento del deudor.
El pago deberá hacerse al acreedor mismo o un representante legítimo.
El pago deberá hacerse desde luego, del modo que se hubiese pactado y nunca podrá hacerse parcialmente sino en virtud de convenio expreso o de disposición de la ley. Sin embargo cuando la deuda tuviere una parte liquida y otra ilíquida, podrá exigir el acreedor y hacer el deudor el pago de la primera sin esperar que se liquide la segunda.

      1. Ofrecimiento de Pago y Consignación.
Por diversas causas el deudor se ve imposibilitado de cumplir con su obligación entonces la ley acude a su auxilio para concederle la posibilidad de pago y consignación.
Las instituciones jurídicas del ofrecimiento de pago y la consignación aparecen, cuando el acreedor se rehúsa sin causa justa a recibir el pago o a dar documento justificativo de pago, o bien, cuando la persona fue incierta o incapaz de recibir, cuando esté ausente, sean dudosos su derecho.
La consignación es el pago que el deudor hace al acreedor mediante deposito judicial de la deuda para por haberse rehusado a recibirlo.
Cuan un juez aprueba la consignación, la obligación queda extinguida con todos sus efectos.

1.1.3. Cumplimiento voluntario y Cumplimiento Forzoso.
El momento culminante en que se manifiesta la efectividad del vínculo obligatorio es aquél en que el acreedor, a falta de cumplimiento voluntario del deudor, recurre a los mecanismos que le brinda la ley, para ejecutar o realizar su derecho de crédito, con el fin de satisfacer su interés.
La obligación es un vínculo jurídico que constriñe al deudor a cumplir con la prestación debida. Este cumplimiento puede ser voluntario o forzado y el artículo 693 del Código Civil señala que toda obligación civil confiere al acreedor el derecho de compeler al deudor a la ejecución de aquello a que está obligado.

      1. CONCEPTO
Es el requerimiento que hace el acreedor ante autoridad judicial competente para que en sentencia se obligue al deudor a satisfacer el interés patrimonial del primero, en razón del incumplimiento.
El derecho ordena la sanción en tal forma que, de ser posible, se ejecuta la prestación forzosamente y cuando no es posible, se realiza un interés equivalente que sale del patrimonio del deudor.
En comentarios anteriores hice referencia a la intervención del derecho cuando se ha violado con el incumplimiento el convenio y su función consiste, en restablecer en favor del acreedor las circunstancias que prevalecían antes de la violación de su derecho de crédito.

La situación normal es el cumplimiento voluntario. Cuando el deudor se niega al cumplimiento, el legislador otorga al acreedor el derecho y los medios de compeler al deudor al cumplimiento; se trata del cumplimiento forzoso, Existe una obligación jurídica que no es susceptible de coacción para su cumplimiento: la obligación natural.

    1. Las Reglas Generales del Cumplimiento de las Obligaciones
  1. ¿En que medida esta obligado a cumplir el deudor?
El deudor esta sujeto, obligado a cumplir con la prestación debida. Estaría desprovista de toda trascendencia una obligación a cuyo cumplimiento pudiera sustraerse el deudor.

  1. ¿Quien puede exigir el cumplimiento y contra quien? ¿Qué personas están sujetas por la obligación?
-En las obligaciones, uno o varios sujetos de derecho, (parte acreedora), puede exigir el cumplimiento de la obligación a uno o varios sujetos que se comprometen como (partes deudoras), en una relación de derecho.
-Toda obligación, sea cual sea, no vincula mas que el acreedor y al deudor designado por el contrato o la ley, esta no alcanza a los terceros.

3- ¿Cuales son los actores del pago? ¿Una persona que no sea el acreedor puede recibir el pago? ¿Una persona que no sea el deudor puede efectuar el pago?
El Solvens, es el Deudor; y el Accipiens, es el Acreedor.
1).- El Solvens debe de pagar lo debido; 2).- Debe de pagar todo lo debido y sin consentimiento y sin consentimiento del acreedor, este no puede dividir el pago y debe de abonar los gastos del mismo; 3).- Debe de pagar solamente lo debido, si paga lo indebido está sujeto a repetición.

El Accipiens es el que recibe el pago. Ambos deben ser capaces de poder contratar.
  • El pago no es valido sino con la condición de que sea hecho al acreedor, luego de su fallecimiento, a sus causahabientes universales que se han convertido ellos mismo en acreedores.
  • La obligación puede ser satisfecha incluso por un tercero que no este interesado en ella. Así que el acreedor esta obligado, en principio, a aceptar el pago de alguien distinto al deudor.

4- ¿Cual es el Objeto del Pago, es decir que es lo que debe cumplirse?
El pago debe consistir en una ejecución completa de la obligación. Por lo tanto, únicamente es válido si tiene por objeto la cosa debida, toda entera. De este principio resultan las consecuencias siguientes:

1ro. El acreedor no puede ser compelido a recibir otra cosa distinta de lo que se le debe. Pero queda dueño de aceptar la prestación que le ofrece el deudor en vez de la que constituye el objeto de la obligación. En este caso, hay datio in solutum, y esta dación en pago produce el mismo efecto que el pago mismo; extingue la obligación de pleno derecho; y

2ro. No puede ser constreñido el acreedor a recibir un pago parcial: porque recibir una parte de la cosa debida, es recibir cosa distinta de lo que se debe. Sin embargo, es libre de consentirlo y hasta hay ciertos casos en que no podría negarse a ello.

El Art. 1243, del Cód. Civil, “No puede obligarse al acreedor a que reciba otra cosa distinta de la le es debida, aunque el valor de la cosa ofrecida sea igual o mayor”.

5- ¿Donde y cuando debe efectuarse el pago?
  • El Pago debe ser hecho a vencimiento del término, si es puro y simple, bajo reserva del principio de la ejecución simultanea de las obligaciones sinalagmáticas y de los plazos que los tribunales pueden acordar en ciertos casos “Art. 1244 del Cód. Civil”.
  • El Art. 1247 del Cód. Civil, establece que: “El pago debe hacerse en el sitio designado en el contrato. Si el lugar no estuviere designado, el pago, cuando se trata de un objeto cierto y determinado, debe hacerse en el sitio en el que estaba la cosa de que es objeto la obligación al tiempo de contraerse ésta. Fuera de estos dos casos, el pago debe hacerse en el domicilio del deudor.

6- ¿Quien debe probar el pago y porque procedimientos?
El pago libera al deudor. Hace falta además que ese pago pueda ser probado cuando el acreedor impugne la existencia. Se trata aquí de puntualizar la aplicación a la prueba del pago de aquellas que se refieren a la prueba de las obligaciones, averiguarlo, por una parte, sobre quien pesa la carga de la prueba: y, por otra parte, cuales son los procedimientos de prueba a los que esta permitido acudir.

El pago, ya sea que extinga una obligación contractual o extracontractual, es un acto jurídico. Por eso, la prueba del pago no se puede presentar libremente: esta sometida a las restricciones del Art 1341 del código civil.

7- ¿Cuales son los medios de que dispone el acreedor para obtener el cumplimiento?
La obligación implica una coacción; sin ella, el acreedor no tendrían sino escasas probabilidad de obtener el cumplimiento. Sin duda, el cumplimiento es casi siempre voluntario, el acreedor se ve obligado rara vez a acudir al cumplimiento forzoso.

    1. El pago, según el código civil.

Según los autores del código civil el pago es muy importante en el vínculo de una obligación, es por eso que dicho autores a este tema le han escrito aproximadamente 30 artículos, de los cuales citares los siguientes:


Art: 1235.- todo pago supone una deuda: lo que se ha pagado sin ser debido, esta sujeto a repetición. Esta no procederá respecto a la obligación naturales que han sigo cumplida voluntariamente.

Art: 1236.- la obligación puede cumplirse por cualquier persona que este interesada en ella, tal como un co-obligado o un fiador. La obligación puede también ser saldada por un tercero que no este interesado en ella, si este tercero obra en nombre y en descargo del deudor, o si obra por si, que no se sustituya en los derechos del acreedor.

Art: 1237.- la obligación de no hacer no puede ser cumplida por un tercero contra la voluntad del acreedor, cuando este últimos tiene interés en que sea cumplida por el deudor.

Art: 1238.- para pagar válidamente es preciso ser dueño de la cosa que se de en pago y capaz de enajenarla, sin embargo, el pago de una suma hecho en dinero, o en otra especie que se consuma por el uso, no puede reclamarse al acreedor que la a consumido de buena fe, aunque el pago haya sido hecho por uno que no era el dueño. O que no es capaz de enajenarlas.

  1. DE LAS RESCISIONES: CONCEPTO.

2.1. EL VÍNCULO OBLIGATORIO
La rescisión es un concepto que hace referencia al negocio jurídico por el que se deja sin efecto, mediante declaración judicial, un negocio, contrato o acto jurídico. También conocida como la acción de nulidad de los contratos o negocios jurídicos, y en derecho notarial, como acción proforma.
Se entiende principalmente con respecto a los contratos, negocios o actos jurídicos que están afectados de la nulidad relativa, de la cual en la mayoría de las legislaciones anglosajonas, solo le es permitida intentarla a la persona en cuyo favor se ha establecido, a menos que sea ésta la que reporta un provecho o enriquecimiento.
Algunos sistemas jurídicos la consideran como una de los modos de extinguir las obligaciones.

      1. Existen tres clases de rescisión:
Voluntaria: debe estar pendiente de cumplimiento y por mutuo consentimiento de las partes
Judicial: por lesión patrimonial o perjuicio sufrido que traerá una consecuencia emitida en sentencia por órgano judicial.
Fortuita: ocurre a consecuencia de circunstancias ajenas a la voluntad del obligado por circunstancias forzosas en que el cumplimiento de la obligación se torna imposible. [Muerte de uno de los socios, muerte de los mandatarios, y en el caso que los herederos no deseen mantener la obligación, renuncia por causa justa]

    1. La rescisión unilateral
2.2.1. La rescisión unilateral prevista por la convención:
En principio, la rescisión del contrato no puede resultar sino de la voluntad de ambos contratantes. Pueden manifestar estos es voluntad con posterioridad a la conclusión del contrato, en el momento mismo de proceder a la rescisión (rescisión amistosa). Pero también puede haber convenido por anticipado que la voluntad de una sola de las partes podrá ponerles término al contrato. En el arrendamiento, antaño muy corriente, llamado arrendamiento 3-6-9, esta previsto que cada uno de los contratantes, arrendador, o arrendatario, tiene el derecho, de ponerle fin al contrato a la expiración de cada periodo trienal.

2.2.2. La rescisión unilateral no prevista por la convención:
  • En ciertos casos excepcionales, el legislador permite a una de las partes, sin el consentimiento de la otra, rescindir unilateralmente el contrato.
Unas veces, el legislador, por respeto para con la libertad individual, no quiere que los contratantes se puedan encontrar atados indefinidamente por los vínculos del contrato.

El contrato de trabajo de duración indeterminada puede ser rescindido por la exclusiva voluntad de uno de los contratantes. El contrato de arrendamiento del servicio constituye una enajenación de la libertad del asalariado. El legislador no ha querido que tal enajenación pueda ser consentida para toda la duración de la vida; ha temido que renazca la jerarquía entres las personas, sobre la cual descansaba el sistema feudal.

    1. Rescisión judicial
2.3.1. Los peligros de la intervención del juez.- El oficio del juez del juez consisten en definir las obligaciones legales o convencionales que pesan sobre las partes, y en compelerlas de ella. El legislador es el único que tiene el poder de modificar las obligaciones de las partes o el de invitar al juez a hacerlos.

2.3.2. Caso en que el cumplimiento de las obligaciones no se encuentra modificado por circunstancias posteriores a la conclusión del contrato.- En esta situación, no es dudoso que el contrato deba ser cumplido según su exacto tenor. Los contratantes sabían en el momento del contrato; el deudor, a lo que se obliga; el acreedor, lo que debía recibir; por lo tanto, no pueden excepcionar con ningún motivo para obtener una modificación del contrato. La jurisprudencia en muy firme acerca de este punto.

Sin embargo, a veces se invocan resoluciones relativas a los agentes de negocios y a los mandatarios, decisiones que reducen los honorarios cuya cuantía se había fijado libremente. Un análisis mejor de esa jurisprudencia muestra que los tribunales critican, en este caso, el contrato desde su formación; consideran que, ya sea por la ausencia parcial de causa, ya sea por que es lesiva, tal convención nos satisface los requisitos legales; pero en lugar de anularlas- lo cual es tanto mas difícil por cuanto el contrato, las mas de la veces, se ha cumplido en parte-, reajustan los requisitos.

2.4. La rescisión forzosa
2.4.1. Definición.- al examinar la rescisión judicial se han considerado las hipótesis en la que recibe el juez, del legislador, un poder para apreciar si debe, y en que grado, modificar el contrato. Pero el legislador llega más lejos. Interviene a veces con su autoridad en el cumplimiento del contrato, sin dejarles al juez ningún poder de apreciación: modifica aquel o rescinde obligatoriamente el contrato. Existen así rescisión o revisión forzosa.

2.4.2. Contratos concluidos intuitu personae.- En principio, el contrato sobrevive a los contratantes: hace que sus herederos sean acreedores o deudores. Sin embargos, cuando el contrato se concluye intuitu personae, se encuentra automáticamente rescindido por la muerte de la persona en consideración de la cual se había celebrado.

2.4.3. Casos de rescisión o revisión forzosa.- La introversión del legislador en el cumplimiento de los contratos se manifiesta desde ya hace muchos años en materia de arrendamiento. La ley no solo le da poder al juez para modificar las condiciones del contrato, sino que lo hace por su autoridad.


2.5. Las rescisiones y el vínculo obligatorio según el código civil.

Los redactores del código civil habían precisado muy claramente, sobre las rescisiones y los vínculos obligatorios, y para ver los aportes de esto en el tema, citaremos a continuación algunos artículos del código civil dominicano.

Art.- 1.244.- El deudor no puede obligar al acreedor a recibir en parte el pago de una deuda, aunque sea divisible. Los jueces pueden, sin embargo, en consideración a la posición del deudor, y usando de este poder con mucha discreción, acordar plazos moderados, para el pago, y sobreer en las ejecuciones de apremio, quedando todo en el mismo estado.

Art.- 1.134.- Las convenciones legalmente formadas tiene fuerza de ley para aquellas que la han hecho. No pueden ser revocadas, sino por su mutuo consentimiento, o por las causas que están autorizados por la ley.

Art.- 1.135.- Las convenciones obligan no solo a los que se expresa en ellos, si no también a todos las consecuencias que la equidad, el uso o la ley dan a la obligación según su naturaleza.

Art.- 1.174.- Es nula toda obligación cuando se contrajo bajo una condición potestativa de parte del que se obliga.

Art.- 1.122.- Se presume siempre que se ha estipulado para si, para sus herederos y causahabientes, a no ser que se exprese lo contrario o resulte de la naturaleza misma del contrato.

2.7. Efecto relativo del vínculo obligatorio

Las convenciones no surten efecto sino entre las partes contratantes; no perjudican a tercero, y no le favorecen sino en el caso previsto por el articulo, 1.121, las cosas hechas entres otros, no pueden perjudicar ni aprovechar a los demás.

2.7.1. El principio del artículo 1.165 del código civil se aplica a todas las obligaciones.- Los redactores del código civil francés, como resultado de una falta de método que se ha señalado en diversas oportunidades, no consideraron en el articulo 1.165 del texto legal mas que las convenciones y las obligaciones convencionales. Pero el principio establecido por ellos es valido tanto para las obligaciones extracontractuales como para las obligaciones contractuales. Toda obligación, sea cual sea. No vincula más que al acreedor y al deudor designado por el contrato a la ley, no alcanza a los terceros.

2.7.2. Efecto y oponibilidad de las obligaciones.- El vinculo obligatorio no alcanza a los terceros, que no pueden ni exigir el cumplimiento de la obligación ni quedar sujeto a cumplirla.
Pero la obligación existe con respecto a todos; para los terceros constituye un hecho, que no tiene derecho a desconocer, como tampoco el contrato o la ley que le haya dado regularmente nacimiento.

2.8. Los obligados originarios, sus causahabientes universales y a titulo universal, sus acreedores quirografarios.

2.8.1 Los obligados originarios.- están sujetos por el contrato que ha concluido o por la ley. En los concerniente a las obligaciones contractuales. Es preciso recordar, sin embargo, que las personas que figuran materialmente en el contrato no son siempre las que se encuentran obligadas; es el representado, y no el representante, el que queda vinculado por el contrato.

2.8.2. Los causahabientes universales y a titulo universal.- El causahabiente universal o a titulo universal –es decir, el heredero, el legatario universal o a titulo universal- recibe todo o parte del patrimonio de su causante (el difunto o de cujus: is de cujus successionis agitur); continúa la persona del difunto. Por comprender el patrimonio todas las obligaciones –créditos y deudas- del de cujus, el causahabiente universal o a titulo universal que acepta recibir el patrimonio, o una cuota parte del patrimonio, acepta necesariamente las obligaciones que se encuentran contenidas en él.

2.8.3. Las estipulaciones.- Las partes, como acaba de precisar, pueden decidir que las obligaciones que asumen no pesaran sobre sus herederos. A la inversa.
En ocasiones, las partes han querido que la obligación ingrese inmediatamente en su respectivo patrimonio, pero que su cumplimiento se retrase hasta el día de la muerte de una ellas, fallecimiento que desempeñara el papel de término suspensivo incierto. Semejante estipulación es ciertamente valida. En ese caso, la obligación se encuentra ya en el patrimonio del de cojus en el momento de su muerte. Si constituye una deuda, el heredero que acepta la sucesión deberá, por lo tanto, cumplirla. Si constituye un crédito, de una parte será la prenda común de los acreedores de la sucesión; y de otra, el heredero no se convertirá en titular del mismo sino en su carácter de heredero y si acepta la sucesión.

2.8.4. Los acreedores quirografarios.- Es cierto que los acreedores quirografarios no están sujetos por las obligaciones que pesan sobre el deudor: no se convierte en deudores o en acreedores en el lugar de él. Si, en ocasiones, pueden perseguir a los deudores de su deudor, es en nombre de este último, por la acción oblicua, al intentar la acción de su propio deudor.
Pero, por tener un derecho de garantía o prenda sobre el conjunto del patrimonio de su deudor, la situación activa y pasiva de este no le resultas indiferente. Así, las obligaciones de su deudor no lo sujetan; pero, en principio, les son oponibles.

2.9. Los causahabientes singulares

2.9.1. Obligaciones que carecen de vínculo con el derecho trasmitido. Aceptación del causahabiente singular.- La situación de los causahabientes singulares (o a titulo singular) con respecto a las obligaciones contraídas por su causante es muy difícil de precisar, reina una gran confusión en esta materia, por no saberse distinguir suficientemente –distinción a veces delicadas, bien es verdad- entre el efecto relativo y la oponibilidad de la obligación.
Dos puntos son ciertos:
  • El causahabiente singular no podría beneficiarse ni perjudicarse por obligaciones ajenas al derecho que se le ha transmitido.
  • Un causahabiente singular puede aceptar siempre la carga de las obligaciones que pesan sobre su causante.

2.9.3. Los efectos relativos, del vínculo obligatorio, según; el código civil.-
Según los redactores del código civil se pueden estipular de diferentes maneras, entres ellas esta la estipulación, en beneficio a un tercero, y en algunos de los artículos que enumero más abajo del código civil dominicano los herederos o mejor dicho causahabientes singulares, pueden o no aceptar la sucesión en cuanto a herencia se refiere.

Art. 1.165.- los contratos no producen efecto sino respecto de la parte contratantes, no perjudican a tercero ni le aprovechan, sino en caso previsto en el artículos 1.121.

Art. 1.121.- igualmente se puede estipular en beneficio de un tercero, cuando tal es la condición de una estipulación que se hace por si mismo, o de una donación que se hace a otro. El que ha hecho el pacto, no puede revocarlo si el tercero ha declarado que quiere aprovecharse de el.

Art. 1.122.- se presume siempre que se ha estipulado para si, para sus herederos y causahabientes, a no ser que se exprese lo contrario o resulte de la naturaleza misma del contrato.

Art. 774.- una sucesión puede hacer aceptada pura o simplemente o a beneficio de inventario.

Art.775.- nadie esta obligado a aceptar la sucesión que le corresponde.

Art. 1.134.- las convenciones legalmente formadas tienen fuerza de ley para aquellos que la han hecho. No pueden ser revocadas sino por su mutuo consentimiento.

6. La cesión de bienes

6.1. Origen.- una ley julia judiciaria, del tiempo de augusto, permitió al deudor desafortunado, que quisiera evitar la prisión por deudas y la infamia resultante de ella, que abandonara el conjunto de sus bienes a sus acreedores. Ese abandono lo desposeía de sus bienes, pero no perdía la propiedad de lo mismo, los acreedores, que se beneficiaban colectivamente de la cesión de bienes, tenían tan solo el poder de hacer que se vendieran los bienes y cobrarse sobre el precio.

La cessio bonarum no extinguía la deuda sino en la medida de activo producida por la venta, el deudor seguía obligado por el resto con los bienes que adquiría posteriormente.

6.1.2. Concepto: Cesión de bienes.- es el "abandono voluntario que el deudor hace de todo los suyos a su acreedor o acreedores, cuando, a consecuencia de accidentes inevitables, no se halla en estado de pagar sus deudas". [ Históricamente, la cesión de bienes es uno de los primeros y más arcaicos procedimientos concursales, y respondió en parte a la necesidad de morigerar las durísimas instituciones que el primitivo Derecho Romano contemplaba en contra de los deudores, y que autorizaba a sus acreedores incluso a descuartizar el cuerpo del deudor insolvente.[2] Gracias a la cesión de bienes, el deudor podía abandonar todo su patrimonio, pero a cambio salvaba su vida. Con el correr del tiempo, al inventarse mecanismos jurídicos más sofisticados para el cobro de las deudas, como por ejemplo el juicio ejecutivo y el procedimiento de quiebra, la cesión de bienes fue cayendo poco a poco en desuso.

6.1.3. Descripción.- Para que esté facultado a la cesión de bienes, el deudor debe caer en insolvencia, por motivos que no le sean imputables (particularmente que no sea una insolvencia dolosa). Esta facultad alcanza a todos aquellos bienes que son embargables, sin que pueda exceptuarse ninguno de ellos.
El abandono de los bienes priva al deudor de la administración de sus bienes, pero no de su dominio. Por lo tanto, si después de subastados los bienes queda un remanente como producto de la venta, éste es para el deudor.
Históricamente, el deudor quedaba también libre de todo apremio personal, lo que implicaba el fin de la prisión por deudas; sin embargo, casi por completo eliminada esa figura jurídica de las legislaciones actuales, este efecto de la cesión de bienes carece de importancia.

6.1.4. Cesión voluntaria de bienes.- la cesión voluntaria de bienes resulta de un contrato celebrado entre el deudor y uno o varios de sus acreedores. Sus efectos se rigen por esa convención. A falta de reglas precisa, es necesario que la cesión voluntaria de bienes produzca, por interpretación de la voluntad de la partes, los efectos de la cesión judicial. La cesión voluntaria de bienes no obliga sino a los acreedores que la hayan consentido.
Por resultar de una convención entre el acreedor y el deudor, se asemeja a una dación en pago. Pero, por sus efectos, que son, salvo pacto en contrarios, los de la cesión judicial, difiere profundamente de aquella.

6.1.5. Cesión judicial de bienes.- aun cuando los acreedores se nieguen a ella, el deudor puede acudir a la cesión de bienes, debe proceder entonces a una cesión judicial.
La cesión judicial de bienes tiene por finalidad permitir al deudor desafortunado y de buena fe librarse de la prisión por deudas; es decir, de la compulsión corporal, por el abandono judicial de todos sus bienes a sus acreedores. Por haber sido abolida la prisión por deudas, en lo civil y en lo mercantil, por la ley 22 de julio de 1867, y por no subsistir sino contra las personas obligadas a reparar el daño causado con una infracción por la cual hayan incurrido en una condena penal, la cesión judicial de bienes ha perdido gran parte de su interés.
Al poder tener lugar contra la voluntad de los acreedores, no resulta posible más que si los tribunales concierten en ella: la cesión es judicial. Los acreedores deben ser citados ante el tribunal de primera instancia, a fin de que pueda alegar las razones de su oposición a la cesión.

6.1.6. La cesión de bienes. Según, el código civil.

Sobre la cesión de bienes al varios artículos que los redactores del código civil los redactaron pensando tanto en los acreedores como los deudores, aquí vamos a enumerarle los siguientes.

Art. 1.265.- la cesión de bienes, es el abandono que hace un deudor de todos sus bienes a sus acreedores cuando se encuentra en la imposibilidad de pagar sus deudas.

Art. 1.266.- la cesión de bienes es voluntaria o judicial.

Art. 1.267.- la cesión de bienes voluntaria es aquella que los acreedores aceptan voluntariamente, y que no tiene más efecto que el que resulta de las mismas estipulaciones de contrato hecho entre ellos y el deudor.

Art. 1.268.- la cesión judicial en un beneficio que concede la ley al deudor desafortunado y de buena fe, al cual se le permite hacer judicialmente el abandono voluntario de todos sus bienes a sus acreedores, a pesar de toda estipulación contraria.


6.2. La indivisibilidad de pago

En principio, la obligación es divisible ene el sentido de que se distribuye entre los codeudores, por no deber cada uno de ellos sino su parte; tan solo en situaciones excepcionales –aunque frecuente mentes en la practica (solidaridad, deuda in solidum, indivisibilidad)-uno de los codeudores puede estar obligado por la totalidad. Pero, aunque la obligación se divida entre los codeudores, el pago es indivisible, lo cual significa que un deudor esta obligado a liberarse en una sola vez de todo cuando deba; no puede obligar al acreedor a aceptar un pago parcial.

La razón de esa regla es la siguiente: el acreedor que recibiera pagos parciales experimentaría mayores dificultades para invertir últimamente las sumas que recibe, y estaría más tentado de dilapidarlas. La jurisprudencia aplica muy estrictamente la regla; puesto que permite al acreedor, a quien se debe el capital y los intereses, que rechace el pago del capital tan solo.

Existe una primera excepción a la regla, muy importante en la práctica. De ello concluye la jurisprudencia que el juez posee la facultad de imponerle al acreedor el fraccionamiento de los vencimientos dentro de eso plazos. Los redactores del código civil parecen haber admitido emitido implícitamente por si mismo ese fraccionamiento, puesto que presentaron el párrafo 2º del artículo 2.144 como una excepción a la regla de indivisibilidad del pago: “no obstante, los jueces pueden…”. En la práctica, los tribunales y los jueces de los “référés”, al mismo tiempo que concede un plazo de gracia, ordenan casi siempre el fraccionamiento de los pagos, al fin de facilitar al deudor el cumplimiento de sus obligaciones.

Debe ser señalada otra excepción: el tenedor de una letra de cambio, de un pagaré a la orden o de un cheque, no puede rechazar un pago parcial. Y es que, si el tenedor tuviera el derecho de negarse a un pago parcial, el efecto se consideraría no pagado por la totalidad; las acciones del tenedor contra los firmantes del documento se admitirían entonces por la totalidad; serian así los firmante, garante del pago del documento, lo que correrían el riesgo resultante de la decisión tomada por el tenedor de rechazar el pago parcial, riesgo que consiste en que sobrevenga o se agrave la insolvencia del deudor, a colocarle a este en la imposibilidad de efectuar, en los sucesivo, incluso el pago parcial que había ofrecido en un principio. (Acerca de una tercera excepción, resultante de la imputación de pagos).


6.2.1. La indivisibilidad del pago, según “el código civil”

Los redactores del código civil parecen haber admitido implícitamente por si mismo varios fraccionamientos, puestos que presentaron algunos párrafos sobre este tema, que a continuación presentaré:


Art. 1.244.- el deudor no puede obligar al acreedor a recibir en parte el pago de una deuda, aunque sea divisible. Los jueces pueden, sin embargo, en consideración a la posición del deudor, y usando de este poder con mucha discreción, acordar plazo moderado para el pago, y sobreseer en las ejecuciones del apremio, quedando todo en el mismo estado.


Art. 1.217.- la obligación es divisible o indivisible, según tenga por objeto o una cosa que en su entrega, o un hecho que en su ejecución es o no susceptible de división, bien sea material o intelectual.


6.3. Imputación de pago

Cuando el deudor debe cumplir con varias deudas de la misma naturaleza y con respecto al mismo acreedor, este no puede exigir que todas las deudas sean pagadas en una sola vez; debe aceptar el pago separado de cada una de las deudas.
En ocasiones resultara difícil decidir, cuando la parte no lo hayan concretado, cual es la deuda que ha querido pagar el solvens; por eso, los redactores del código civil tuvieron que fijar, en los artículos 1.253 a1.256, las reglas de la imputación de pagos.
La cuestión presenta interés sobre todo cuando una de las deudas estaba acompañada de garantías o había prescrito. El deudor tiene el derecho de designar, en el momento del pago, la deuda que quiere abonar, cuando una deuda este vencida.

A falta de designación por el deudor, el acreedor puede hacer la imputación del pago en el recibo.
Cuando no haya hecho la imputación ni por el deudor ni por el acreedor. La ley traza las reglas de la imputación. En primer lugar, el pago se imputa sobre la deudas vencidas, se eligen aquellas que tuviera mayor ventaja en abonar; por ejemplo, una deuda que devengue elevados intereses o garantizada con una hipoteca. Entre las deudas vencida y que el deudor tenga igual interés en pagar, se elige la mas antigua., la imputación es proporcional; lo cual constituye una excepción a la regla de la indivisibilidad del pago, puesto que el acreedor deberá aceptar así el pago una fracción de cada uno de sus créditos.

6.3.1 Imputación de pago, código civil.



Art. 1.253.- el deudor de muchas deudas tiene derecho a declarar cuando paga, cual es la finiquita.


Art. 1.254.- el deudor de una deuda que produce interés o renta, no puede sin el consentimiento del acreedor, aplicar el pago que hace al capital, con preferencia a la rentas_ el pago si no cubre uno y otros, se aplica primero a los intereses.


Art. 1.255.- cuando el deudor de diferentes deudas ha aceptado carta de pago, por lo cual el acreedor ha aplicado lo que recibió especialmente a una de esas deudas diferentes, a menos que haya habido dolo o sorpresa por parte del acreedor.


6.4. Tiempo y lugar del pago, exigibilidad de pago.

6.4.1. Obligación d e cumplimiento inmediato y a término.- la obligación se denomina de cumplimiento inmediato o, por abreviación, inmediata, cuando el pago es exigible desde el instante del nacimiento de la obligación. La compraventa al contado crea para el vendedor la obligación inmediata de entregar la cosa; para el comprador, la obligación inmediata de pagar el precio. El autor de un delito o cuasidelito esta obligado a reparar inmediatamente el daño que haya causado.

En principio, la obligación es inmediata. Sin embargo, las partes pueden convenir en que el pago no será exigible sino luego de cierto plazo: al vencimiento del término. Por ejemplo, prevén que el comprador comprara pagara el precio de un año después de la compraventa. El termino resulta a veces, aunque muy raramente, de la ley. Así el marido de una mujer de régimen dotal esta obligado a la restitución del dinero de la lote solamente un año después de la disolución del matrimonio. En todo eso caso, el acreedor no tiene derecho a reclamar el cumplimiento sino el vencimiento del término.

6.4.2. Efecto de la constitución en mora; remisión.- en ocasiones, el acreedor debe constituir en mora de cumplimiento a su deudor. Pero la necesidad de una constitución en mora no tiene por efecto suspender el nacimiento de la obligación: desde ante de la constitución en mora, el deudor esta obligado. Tan solo el vencimiento del termino de la deuda es el que se encuentra relacionado con la constitución en mora; hasta entonces, el deudor no esta obligado a cumplir, no esta en mora y no debe daños y perjuicios moratorios.

6.4.3. Plazo de gracia y moratoria.- en principio, la obligación es exigible desde su nacimiento del mismo. A partir de ese momento, el acreedor puede reclamar, pues, el cumplimiento por la vías de derecho, sobre todo por el embargo y la venta de los bienes del deudor. No obstante y excepcionalmente, el acreedor puede ser privado, contra su voluntad, del derecho de acudir a medidas ejecutivas; ya sea por que el juez le conceda al deudor un plazo de gracia, ya sea por que el legislador, por una medida general, dicte una moratoria.

6.5. Plazo de gracia

6.5.1. Evolución.- cuando el derecho al cumplimiento, extremadamente riguroso en el origen, se fue suavizando por la influencia de la filosofía y de la evolución social, se concedieron al deudor desafortunado y de buena fe algunos plazos que cumpliera. En derecho romano, la ley de la XII tablas preveía ya un plazo de 30 días durante el cual no podía darse muerte al deudor. Mas adelante, se reconoció al juez la facultad de otorgar un plazo para ejecución de las sentencias.

En el antiguo derecho francés, el rey tenia el poder de conceder, por medio de cartas de espera, algunos plazos a los deudores.

6.5.2. Ámbito del plazo de gracia.- el cumplimiento de toda deuda, tanto delictual o cuasi delictual como contractual, es susceptible de ser diferido por el plazo de gracia: el plazo de gracia no esta limitado tampoco a la deudas de dinero exclusivamente; puede ser concedido sea cual sea la obligación de dar, de hacer o no hacer que pese sobre el deudor; por ejemplo, la obligación de dejar la fincas indebidamente ocupadas.

6.5.3. Poder del juez.- el plazo de gracia no puede ser concedido por los tribunales sino en la sentencia de condena o, o luego de la ley de 25 de marzo de 1936, por el juez de los référés en cualquier momento (“en cualquier estado de la causa”), incluso después de la condena.
El juez aprecia soberanamente si hay lugar de conceder o negar ese favor al deudor.
6.5.4. Efecto de plazo de gracia.- el efecto de plazo de gracia consiste en diferir las actuaciones: obligatoriamente se suspende su ejecución. Pero no surten ningún otro efecto: la deuda sigue siendo exigible.

    1. Moratoria
6.6.1. Medida de excepción.- mientras que el plazo de gracia es una espera concedida a un deudor por una medida individual y judicial, la moratoria es un plazo otorgado por el legislador a toda una categoría de deudores. La moratoria, por infligir un grave atentado a la estabilidad de los contratos, es una medida de excepción que no debe ser dictada sino en razón de circunstancias particularmente difíciles. Tal medida no compromete tan solo al interés individual de los acreedores, sino el interés social, por arruinar el crédito.

6.7. El lugar del pago
6.7.1. Interés de la determinación del lugar del pago.- la fijación del lugar del pago presenta importante interés práctico. La cuestión de saber quien debe pagar los gastos necesarios para el traslado de la cosa debida depende del lugar en que deba efectuarse el pago.

6.7.2. El pago es requerible en el domicilio del obligado.- el pago debe ser hecho en el domicilio del deudor, por lo tanto, el pago es requerible en el domicilio del obligado –el acreedor debe trasladarse para ir a buscarlo- y no pagadero en el lugar designado. Es una regla favorable para el deudor; simple aplicación de la regla mas general del articulo 1.162 del código civil, según la cual la convención se interpreta contra el acreedor.

6.7.3. Pago de un cuerpo cierto.- siempre como favor para el deudor, el articulo 1.247 párrafo 1º, del código civil, dispone que: “el pago, cuando se trate de un cuerpo cierto y determinado, debe hacerse en el lugar donde estuviere, al tiempo de la obligación, la cosa que es objeto de la misma”.


6.7.4. Tiempo y lugar del pago, exigibilidad de pago. Según; el código civil.


En el código civil podemos encontrar diversos artículos que se relacionan con la exigibilidad de pago, aquí a continuación le voy a enumerar los siguientes:

Art. 1.126.- todo contrato tiene por objeto la cosa que una parte se obliga a dar, o que una parte obliga a hacer o no hacer.

Art. 1.140.- los efectos de la obligación de dar o entregar un inmueble, se determina en el titulo de la venta y en el titulo del privilegio e hipotecas.

Art.- 1.139.- se constituye al vendedor en mora, ya por un requerimiento u otro acto equivalente, ya sea por efecto de la convención, cuando esta incluya la clausula de que se constituya en mora el deudor, sin que haya necesidad de acto algunos.

Art. 1.247.- el pago deben hacerse en el sitio designado en el contrato. Si el lugar no estuviere designado, el pago, cuando se trata de un objeto cierto y determinado debe hacerse en el sitio en que estaba la cosa de que es objeto. La obligación la tiempo de contraerse esta. Fuera de esto dos cosas, el pago debe hacerse en el domicilio del deudor.

6.8. La prueba del pago

6.8.1. Plan.- el pago libera al deudor. Hace falta además que ese pago pueda ser probado cuando el acreedor impugne la existencia.

6.8.2. La carga de la prueba de pago

6.8.3. El deudor tiene la carga de la prueba del pago.- la carga de la prueba de la obligación pesa sobre el acreedor; pero es sobre el deudor sobre quien pesa la carga de la prueba de pago. En efecto, cuando el acreedor ha demostrado la existencia de la obligación, el deudor invoca una excepción cuando pretende haber ya cumplido: reus in excipiendo fit actor. “Recíprocamente, el que se cree liberado debe justificar el pago o el hecho que ha producido la extinción de su obligación”.

6.8.4. Ámbito del artículo 1.355, párrafo 2º, del código civil.- para concretar en ámbito del artículo 1.315, párrafo 2º, del código civil, deben distinguirse dos especies.
La primera es aquella en que la extinción de la obligación resulta de un hecho positivo: por ejemplo, el pago –es decir, el cumplimiento-, la remisión de la deuda, el transcurso de cierto lapso que realice la prescripción o, también, una causa ajena. En tal caso, el deudor, para negarse al cumplimiento de la obligación que había surgido a su cargo, invoca la existencia de un hecho; debe aportar la prueba del mismo. En la especie prevista artículo 1.315, párrafo 2º: el deudor, para pretender que se ha liberado, invoca “el hecho que ha producido la extinción de su obligación”; debe presentar la prueba de ese hecho.

6.8.5. Presunciones legales de pago; remisión.- para facilitar la prueba que debe el deudor que, para rechazar la acción del deudor, conteste que ha pagado, ya los redactores del código civil francés establecieron algunas presunciones legales de pago, deducido del hecho de que el acreedor haya entregado al deudor el titulo donde constara el crédito.

6.9. Los procedimientos de prueba del pago

6.9.1. El pago es un acto jurídico.- el pago, ya sea que se extinga una obligación contractual o extracontractual, es un acto jurídico. Por eso, la prueba de pago no se puede presentar libremente: esta sometida a las restricciones del artículo 1.341 del código civil. La cuestión no es dudosa, aunque haya existido acerca de este punto algunas vacilaciones de la jurisprudencia. El legislador, al decidir que, por excepción, las colectividades públicas estaban autorizadas a efectuar mediantes testigos la prueba de sus pagos hasta 25.000 francos, ha consagrado esa tesis.
Por lo tanto, el pago no puede probarse, por encima de 5.000 francos, más que un procedimiento de prueba perfecto. En caso de pago parciales, esa prueba se exigirá si el total de los pago supera los 5.000 francos.
6.9.2. Distinción hecha por la jurisprudencia entre los pagos de sumas de dinero y los demás pagos.- las jurisprudencia efectúa una distinción entre los pagos de sumas de dinero y el cumplimiento de las restantes obligaciones: no aplica el artículos 1.341 del código civil sino a los pagos de sumas de dinero, para los cuales exige un recibo; mientras que permite por todos los medios la prueba de la ejecución de un trabajo, de los cuidados prestado por un medico, de la lecciones dadas por un profesor.

6.9.3. El recibo y la fecha cierta.- un acto jurídico, para tener fecha cierta contra todos, o sea, para probar su fecha contra ellos, debe estar, en principio, registrado. La cuestión presenta considerable interés práctico en caso de cesión de créditos. A favor de la aplicación estricta del artículo 1.328 del código civil, cabe invocar el riesgo de fraude. Tras haber cedido, su crédito, el cedente se pone de acuerdo con el deudor, y le entrega un recibo de la deuda, recibo fechado falsamente en día anterior a la cesión. Ese fraude no es ya de temer si el recibo, para ser oponible al cesionario, debe tener fecha cierta, ser registrado: su existencia en la fecha del registro es una certidumbre.

6.9.4. La prueba de pago, según, el código civil

Art. 1.282.- la entrega voluntaria del titulo original bajo firma privada hecha por el acreedor al deudor, vale la prueba de liberación.

Art.1.283.- la entrega voluntaria de la primera copia del titulo, hace presumir la quita de la deuda o el pago, sin perjuicio de la prueba en contrario.

Art. 1.315.- el que reclama la ejecución de una obligación, debe probarla. Recíprocamente, el que pretende estar libre, debe justificar el pago o el hecho que ha producido la extinción de su obligación.

8. Obligaciones solidarias
8.1. Definición.- la solidaridad, denominada también correalidad y solidez por los antiguos autores franceses, opone un obstáculo a la división de los créditos y de las deudas. La solidaridad activa permite a cualquiera de los acreedores reclamar al deudor la totalidad –solidum- del crédito; la reclamar al deudor, la solidaridad pasiva permite al acreedor pedir a cualquiera de los deudores el pago de la totalidad de la deuda. Pero el derecho de cada uno de lo deudores no se modifica en nada: en definitiva, cada acreedor no tiene derecho sino a su parte. La solidaridad constituye, pues, una excepción importante a la regla de que el acreedor no puede exigir más que lo debido a el, y de que el deudor solo debe pagar su deuda. Se advierte dos nociones que suelen coincidir: de una parte, el crédito o la deuda; y, de otra parte, el cumplimiento, ósea, aquello por lo que puede ser demandado el deudor; el acreedor solidario tiene el derecho de reclamar mas de lo que se le debe, y el deudor solidario esta obligado a cumplir con mas de lo que se le debe.

8.2. –solidaridad activa
8.2.1. La solidaridad activa presenta poco interés práctico- en roma, la correalidad activa tenia un doble interés. Como no existía la representación judicial, el acreedor hacia que su deudor le prometiera pagarle a el mismo o a la persona por la que hiciera representar aquel llegado el caso. Por otra parte, por no ser una sociedad una persona moral, era útil, a fin de que cada socio pudiera obrar por cuenta de todos sus créditos. Hoy en día ha desaparecido ese doble interés. Por eso, la solidaridad activa es rara. No existe en materia extracontractual; y resulta excepcional que los acreedores estipulen la solidaridad, que presenta para ellos el peligro de permitirle a uno exigir el pago de la totalidad. Sin embargo, se encuentra a veces la solidaridad activa en la relaciones entre los banquero y sus clientes.

8.2.2. Efecto de la solidaridad activa.- por la solidaridad activa, que, como se ha concretado, no resulta sino de la convención, los acreedores se dan mutuamente mandato para representarse. Por lo tanto, cada acreedor solidario representa a los demás con respecto al deudor.
De eso resulta que cada uno de ellos puede reclamar al deudor el pago de la totalidad; y que el deudor, al pagarle a uno, se libera con respecto a los demás. Más generalmente, todos los actos cumplidos por uno de los acreedores solidarios contra el deudor, por ejemplo, una constitución en mora o la interrupción de una prescripción, y todos los actos cumplidos por el deudor contra uno de los acreedores solidarios, surten efecto con relación a los restantes acreedores. Pero el objeto de la solidaridad activa limita los poderes de cada acreedor: obra por cuenta y en interés de todos; por eso, la remisión de deuda concedida por uno de los acreedores no podrá perjudicar a los demás; aquella no libera al deudor “mas que por la parte de ese acreedor”

En la relación entres ellos, los acreedores solidarios deben rendirse cuenta de su mandato mutuo: el acreedor que haya recibido el pago de la totalidad debe reembolsar su parte a cada uno de los otros acreedores.

8.2.3. Obligaciones solidarias, según, el código civil.

Los redactores del código civil se tomaran su tiempo, para redactar varios artículos sobre la solidaridad y aquí le enumero los más importantes:

Art. 1.197.- la obligación es solidaria, entre muchos acreedores, cuando el titulo da expresadamente a cada uno de ellos el derecho de pedir el crédito total, y que el pago hecho a uno de ellos, libre al deudor, aunque el beneficio de la obligación sea partible y divisible entres los diversos acreedores.

Art.1.200.- hay solidaridad por parte de los deudores, cuando están obligados a una misma cosa, de manera que cada uno de ellos pueda ser requerido por la totalidad, y que el pago hecho por uno, libre a los otros respecto del acreedor.


8.3. Fundamento
8.3.1. El fundamento real de la solidaridad, la representación.- la tesis clásica se ha mostrado por demás respetuosa de la tradición romana, reticente en cuanto a la idea, de representación en general. No ha advertido que el fundamento mismo de la solidaridad se encuentra modificado como consecuencia de una importante reforma de Justiniano. Con anterioridad, el acreedor tenia la elección de codeudar contra el cual reclamaba el pago total, pero debía ejercer una elección con mucho cuidado, porque, si se dirigía contra un insolvente, no podía reanudar la persecución contra los demás codeudores; había agotado su derecho; los romanos extraían, pues en esa época todas las consecuencias del principios de la unidad de la obligación: la unidad de obligación llevaba consigo unidad de acción.

Justiniano suprimió ese efecto de la solidaridad concedió al acreedor la facultad de renovar su persecución contra cada uno de los codeudores, por lo tanto, no podía tratarse de la cuestión de la unidad de acción, ni unidad de acción, ni de unidad de obligación; el antiguo fundamento de la solidaridad había desaparecido. Esta modificación de la solidaridad había desaparecido. Esta modificación de la solidaridad, esbozado en la época bizantina, condujo a ciertos autores del derecho francés, en los siglos XVII y XVIII, a subrayar las relaciones de la solidaridad y la de representación. La influencia de esos autores sobre los redactores del código civil fue determinante. Se explica así que la idea de representación justifique todas las soluciones del código civil.

Se ha objetado, bien es verdad, que si la representación de concibe en la solidaridad aceptada por las partes. –Donde cabe admitir que los codeudores seden un mandato reciproco- no podría fundar aquella la solidaridad legal. Eso es olvidar que la representación no siempre resulta de la voluntad: puede ser impuesta por la ley. La corte de casación califica muy justamente al codeudor solidario de “representante necesario” de sus coobligado, allí donde no es la voluntad, es la ley que crea una representación reciproca entre los codeudores solidarios.

8.3.2. El fundamento de la solidaridad; según. El código civil.

Al que seleccionar con mucho cuidados los artículos, a lo que se refiere, sobre el fundamento de la solidaridad, aquí la enumero uno cuantos, cuidadosamente seleccionado:

Art. 1.215.- en el caso en que el acreedor haya renunciado a la acción solidaria respecto a uno de los deudores, si uno o muchos de los otros codeudores viene a ser insolvente será repartida proporcionalmente entre todos los deudores, comprendiendo aun lo que anteriormente hayan sido eximido de las obligaciones por el acreedor.

Art. 1.214.- el codeudor de una deuda solidaria, que la ha pagado por entero, no puede repetir contra los otros sino las partes y porción de cada uno. Si uno de ellos es insolvente, la perdida que ocasiona si insolvencia, se reparte a porreta entre los demás codeudores solventes y que ha hecho el pago.

4. Efecto de las obligaciones solidaria para las partes, porque pueden estar vinculado tercero con interés y calidad y para tercero.

Los efectos de la solidaridad pasiva y la representación mutua de los codeudores: pago, actos cumplidos contra uno de los codeudores.- la representación mutua de los codeudores explica los efectos denominados principales y los efectos llamados accesorios de la solidaridad.

1º efecto denominado principales: la doctrina clásica explica por la unidad del objeto los dos efectos denominados principales de la solidaridad pasiva:

a) el acreedor tiene derecho a exigir la totalidad de uno cualquiera de los codeudores. Ese efecto se explica, en realidad, no por el hecho de que el codeudor demandado deba personalmente la totalidad. –no debe sino su parte-, sino porque representa necesariamente a los demás. Y cuando el acreedor no tiene satisfacción de uno de los codeudores, se dirige contra otro, igualmente representante de todos, y así sucesivamente hasta el pago completo.
El interés práctico de la posibilidad de que l acreedor reclame la totalidad de uno solo de sus codeudores es considerable. No solamente se le facilita la persecución, sino que puede evitar así, sobre todo, tiene que soportar la consecuencia d las insolvencias de unos o varios codeudores: le vasta con dirigirse contra un codeudor solvente, son los codeudores solventes lo que aguantaran el peso de la insolvencia. Ahí es donde reside la ventaja esencial de la obligación solidaria sobre la obligación mancomunada.

B) el pago hecho por uno de los codeudores libera a todos los demás con respecto al acreedor. Y es que aquel que ha pagado lo ha hecho por el restante, en carácter de representante.

2º efecto llamados secundarios: la teoría clásica, que explica por la unidad de objeto, los efectos denominado principales de la solidaridad pasiva, recurre a la representación para justificar los efectos llamados secundarios.

  1. Los dos efectos enunciados en el código civil so los siguientes:

- la constitución en mora dirigida por el acreedor contra uno de los codeudores solidarios: produce efecto respecto a todos los codeudores solidario.

- la prescripción interrumpida por el acreedor con respecto a uno de los codeudores solidarios se encuentra interrumpida con respecto a todos.

      1. Efecto de las obligaciones. Según, el código civil.

En este tema, vamos a enfatizar en los códigos mas importante en lo que se refiere este tema, y para eso vamos a dirigirnos al código civil, Dominicano

Art. 1.200.- hay solidaridad por parte de los deudores, cuando están obligados a una misma cosa, de manera que cada uno de ellos pueda ser requerido por la totalidad, y que el pago hecho por uno, libre a los otros respecto del acreedor.

Art. 1.201.- la obligación puede ser solidaria, aunque uno de los deudores este obligado de una manera distinta que el otro, el pago de la misma cosa.

Art. 1.202.- la solidaridad no se presume; es preciso que hay estipulado expresamente. Esta regla no deja de existir sino en el caso en que la solidaridad, tiene lugar de pleno derecho en virtud de una disposición de la ley.

8.5. La solidaridad pasiva

8.5.1. Obligaciones solidarias y obligaciones “in solidum”.- en razón de la solidaridad que lo une a los otros, cada uno de los codeudores solidarios esta obligado al pago de la totalidad. (“solidum”).

Si la solidaridad activa es rarísima en su práctica. La solidaridad pasiva se encuentra con mucha frecuencia. Es una veces convencional y otra legal.
Cuando la obligación nace de un contrato, el acreedor exigirá casi siempre que los codeudores se obliguen solidariamente. En efecto, la solidaridad constituye una verdadera garantía para el acreedor: porque, gracias a ellos, la insolvencia de uno de los codeudores será soportada por los codeudores solventes y no por el acreedor; además la solidaridad es susceptible de evitar el fraccionamiento de los pagos, y simplificar las persecuciones.

Cuando la obligación es extracontractual, de una parte, el legislador a establecido en ocasiones la solidaridad pasiva entre los codeudores: existe así una solidaridad legal junto con la solidaridad convencional; por otra parte y sobre todos, en la esfera de la obligaciones extracontractuales y cuasicontractuales, la jurisprudencia ha admitido que los codeudores, aunque no estuvieran obligados solidariamente, lo estaban al menos in solidum. Ha creado así, a mitad del camino entres las obligaciones mancomunada y las obligaciones solidaria, pero mucho más cerca de la segunda, una nueva categoría de obligaciones: las obligaciones in solidum. Se designa a veces esta situación con el nombre de solidaridad imperfecta, por oposición a la solidaridad ordinaria o solidaria perfecta, que produces efectos mas completos.

8.5.2. La solidaridad perfecta: las obligaciones solidarias.
8.5.3. Las fuentes de la solidaridad perfecta.- la solidaridad pasiva tiene por resultado imponer a los deudores solventes los cargos de las insolvencias de sus deudores. Por consiguientes, es necesario que hayan consentido, en asumir esa carga o que se le impongan un precepto legal.

8.5.4. La voluntad. La ley.- la solidaridad puede resultar de la voluntad, ya que sea de un contrato donde se exprese la voluntad del acreedor y de los codeudores; ya sea de un testamento: para el pago de los legados, el testador puede imponer la solidaridad a sus herederos.

La solidaridad resulta a veces de la ley. En otros casos el legislador impone la solidaridad como medida de protección para el acreedor.

8.5.5. La solidaridad pasiva. Según, el código civil.

La solidaridad pasiva se encuentra ene le código civil en los artículos 1.200 hasta el 1.216, en otros temas que es expuesto ya le toques los primeros códigos, ahora continuare con los siguientes códigos, claro, relacionado a este tema:

Art. 1.206.- las acciones ejercida contra uno de los codeudores solidarios interrumpe la prescripción respecto a todos.

Art. 1.207.- la demanda de interés formulada contra uno de los deudores solidarios, hace devengar los intereses respecto de todos.

Art. 1.208.- el codeudor solidario, apremiado por el acreedor, puede oponer todas las excepciones que resulten de la naturaleza de la obligación, y todos lo que sean personales, así como también todos los que sean comunes, a todos los codeudores.

8.6. Las obligaciones indivisibles
8.6.1. Definición.- en las obligaciones solidarias el objeto de la obligación se divide: hay varias deudas, cada una por una fracción, la solidaridad depende tan solo de la representación reciproca de los codeudores. En la obligación in solidum, el objeto de la deuda no se divide: existe varias deudas por la totalidad, en la obligación indivisible, hay varias deudas, cada una por una fracción, como en el caso de solidaridad, pero resulta imposible dividir el objeto de la obligación: el pago no puede hacerse más que por la totalidad. Cada codeudor indivisible esta obligado a cumplir con la totalidad, no por que represente a los demás -no lo representas-, no porque deba la totalidad –no debe mas que su parte-, sino porque el objeto de la obligación es indivisible.

Aunque la obligación indivisible no se basa en la idea de representación, se ha extendido a la indivisibilidad algunas de los efectos llamados secundarios de la solidaridad, que solo se explica por la representación mutua.

8.6.2. Historia.- los texto romano, sobre la indivisibilidad, profundamente reformados por Justiniano, son imprecisa y fragmentación. Por eso, dumaulin, cuando quiso construir una teoría de la indivisibilidad se encontró unas numerosas dificultades: el titulo de la obra lo prueba por demás: extricatio labirinteri, dididui e individui, pertenece a pathier, cuya claridad expositiva es siempre notable.

8.6.3. Fuentes de la indivisibilidad: naturaleza del objeto de la obligación, voluntad.- la indivisibilidad natural resulta del objeto de la obligación. La obligación de entregar un objeto cierto e indivisible.
De eso resulta que la indivisibilidad produces iguales efectos que la obligación in solidum, es decir los efectos principales de la solidaridad puesto que eso efecto se explican, en materia de obligaciones indivisibles como de obligaciones in solidum, por la idea de la obligación por la totalidad y no por la idea de representación.
Con uno de los deudores estará obligados, pues, por la totalidad. Este efecto de la indivisibilidad es mas poderoso que en materia de solidaria. Mientras que la deuda solidaria se divide entres los herederos de uno de los codeudores. –no se divide entre los herederos de deudor o de los codeudores-; el acreedor podrá exigir de cada uno de los herederos la totalidad de sus créditos. No es de extrañar, en tale condiciones, que la solidaridad convencional valla acompañada casi siempre de una indivisibilidad convencional: el deudor que haya pagado la totalidad, por haber pagado así la parte de su codeudor tendrá una acción de repetición contra ellos.

8.6.4. Las obligaciones indivisibles. Según, el código civil.

Los redactores del código civil le redactaron a este importante tema ocho códigos, desde el 1.217 al 1.225, veamos algunos a continuación:

Art. 1.217.- las obligaciones son divisibles o indivisibles, según tenga por objeto o una cosa que en su entrega, o un hecho que en su ejecución es o no susceptible de división, bien sea material o intelectual.

Art. 1.218.- la obligación es indivisibles, aunque la cosa o el hecho de que es objeto, sea divisible por su naturaleza si el punto de vista bajo el cual
Se considera en la obligación no lo hace susceptible de ejecución parcial.

Art. 1.219.- la solidaridad estipulada, no da a la obligación en carácter de indivisibilidad.

8.7. Obligaciones in solidum

Cuando varios deudores están obligados cada uno por la totalidad. De la deuda el acreedor puede reclamar la totalidad -solidum- de uno cualquiera de los codeudores. Así cada uno de los codeudores de un daño, responsable delictual o cuasi delictualmente, esta integrado a reparación integra, porque ha causado todo el daño. También el deudor de alimentos de encuentra obligado in solidum.

El derecho romano conocía ya las obligaciones in solidum. En derecho francés son de creación jurisprudencial.
Producen los llamados efectos principales de la solidaridad: obligación de cada uno de los codeudores por la totalidad; liberación de todos con relación al acreedor por el pago que efectúa uno de ellos.

Por el contrario, los llamados efecto secundario no se producen: los codeudores de una obligación in solidum no de representan mutuamente.

8.7.1. Evolución.- los romanos llegaron a admitir en todas las esfera junto con la correalidad o solidaridad perfecta, que no surgía sino de la voluntad del hombre, una solidaridad imperfecta, que tenia su fuentes en la culpa común. Los autores culposo de un daño estaban obligados in solidum, siempre que no fuera posible aislar el perjuicio causado por cada uno de ellos: por haber concurrido cada uno por todo el daño, debía la totalidad: solidum.

La obligación in solidum tiene su origen pues en el delito; se extendió las obligaciones legales, como la del tutor: a los cuasicontratos e inclusos a los contratos.
La obligación in solidum, no aparece pues, como una extensión abusiva de la solidaridad, sino como la consecuencia del objeto mismo de la obligación: la obligación in solidum es de naturaleza distinta a la obligación solidaria.


8.7.2. Efecto de la obligación in solidum.- en las relaciones de los codeudores entre si, la obligación in solidum, surten los mismo efecto que la obligación solidaria, resulta de ellos que si el acreedor a demandado a uno solo de los codeudores, este, obligado por la totalidad de los daño, tendrá la posibilidad, aun cuando su culpa constituyera una infracción por la que solo hubiera incurrido el, una condena penal, de ejercitar una acción de repetición, contra los demás, y se beneficiara de la subrogación legal.

8.7.3. Obligaciones in solidum. Según, el código civil.

Según los juristas romanos las obligaciones in solidum, surten los mismos efectos que la obligación solidaria, por eta tesis planteada que le presento los siguientes códigos:

Art. 1.199.-todo acto que interrumpan la prescripción respecto a uno de los acreedores solidarios, aprovecha a los otros acreedores.

Art. 1.210.- el acreedor que consiste en la división de la deuda, con respecto a uno de los codeudores conserva su acción solidaria contra los otros, pero bajo la deducción de la parte del deudor que ha eximido de la solidaridad.

9. La teoría del riesgo
9.1. Planteamiento de la cuestión.- es un contrato sinalagmático, cuando una de las partes no cumple con su obligación y cuando es responsable de ese incumplimiento, se concibe que a titulo se sanción, quede dispensada la otra partes de cumplir con su propia prestación; lo permitirá la resolución judicial. Pero ninguna sanción puede alcanzar las partes que han sido colocada en la imposibilidad de cumplir por un caso de fuerza mayor: queda liberada por ese acontecimiento.

En la cuestión de riesgo, ¿Quién soportara la consecuencia de caso de la fuerza mayor? ¿Para quién es el riesgo? Correrá con el la partes que se haya visto impedida de cumplir, si se dispensa a la otra de efectuar su propia obligación; estará a cargo de quien haya contratado con la parte impedida de cumplir si aquel otro contratante, que no obtendrá lo que es debido, sigue sujeto a cumplir con lo que ha prometido.

Aun cuando las reglas de resolución judicial no permitan solucionar la cuestión. –Porque, al constituir una sanción, no podrían aplicarse en caso de incumplimiento debido a la fuerza mayor-, es sabido que la jurisprudencia ha acudido con frecuencia a la mismas.

9.2. El principio res perit debitari
9.2.1. Res perit debitari.- la destrucción de la cosa arrendada, cuando resulte de un caso fortuito, dispensa al inquilino de pagar el alquiler. El inquilino, el operario, deudores de una obligación que la fuerza mayor le ha impedido cumplir, soporta el riesgo; la otra parte queda dispensada de cumplir. Así pues, es probable que los redactores del código civil hayan aplicado una regla general, que no han formulado en parte algunas: el riesgo es para el deudor de la obligación cuyo cumplimiento ha hecho imposible la fuerza mayor: la otra parte queda dispensada de cumplir con su propia obligación.

9.3. Fundamento de la teoría de riesgo, la voluntad presunta de las partes.- se ha querido justificar la carga de riesgo mediante la idea de causa; pero se ha mostrado, a propósito de la resolución, que la causa, aunque es un requisito de la formación de los contratos, es ajena a su cumplimiento.

9.4. Mecanismo de la teoría de riesgo.- por ser la resolución judicial un modo de reparación, exige la intervención de los tribunales que la pronuncia. Por el contrario el aniquilamiento de la obligación del acreedor, consecuencia de la teoría de riesgo, no es si no la aplicación del mismo contrato.

9.4.1 La teoría de riesgo, según, el código civil.

Los redactores del código civil, han formulados varios artículos concerniente a este tema en particular.

Art. 1.138.- la obligación de la cosa es perfecta, por solo el consentimiento de los contratantes.

Art. 1.722.- si durante el arrendamientos se destruye en totalidad la cosa arrendada por caso fortuito, que aquel rescindido de pleno derecho; sino se destruye sino en parte, puede el inquilino, según la circunstancia, pedir una rebaja en el precio, o aun la rescisión del arrendamiento.

Art. 1.790.- en el caso, del articulo anterior, y aunque no hubiese tenido el obrero ninguna culpa de la perdida de la cosa ante de ser entregada, y sin el dueño estuviere en mora de verificar, no podrá exigir aquel ninguna clase de jornal, a no ser que la perdida hubiese sido caudado por vicio del material.

9.5. La excepción: nom adiplenti contractus.

9.5.1. Regla general.- en los contratos sinalagmáticos no es suficiente, para el acreedor pueda reclamar el incumplimiento, con que la deuda sea exigible: hace falta que el acreedor este dispuesto a cumplir con su propia prestación. La parte a la que se le exija el pago, tiene derecho a negarse al cumplimiento mientras que el otro contratante no ofrezca por si mismo pagar; es la excepción non adiplenti contractus, o de toma y daca. Se dice que el cumplimiento tiene que tener lugar al pie de la letra. Esta regla difiere, por su finalidad, de la resolución: el contratante que oponga la excepción, non adiplenti contractus no reclama la destrucción del contrato, sino el aplazamiento de sus obligaciones. Además, y de hecho, suele ocurrir que las partes no van mas lejos; la excepción obra entonces como un procedimiento indirecto de extinción de la obligación.

9.6. Historia.- el derecho romano clásico permitía al que era demandado para que cumpliera, oponen la excepción de dolo al demandante que no ofrecía cumplir con su propia prestación; no había sino una aplicación particular de la excepción de dolo, cuyo ámbito, muy amplio, no estaba limitado a los contratos sinalagmáticos.
En la edad media, los canonistas y los pos glosadores crearon, para los contratos sinalagmáticos, una excepción autónoma, derivada de la excepción del dolo, y que fue calificada por los antiguos comentarista: exceptio nom adiplenti contractus (excepción de incumplimiento del contrato). Domat y pothier presenta esta excepción como de aplicación muy general en el ámbito de los contratos sinalagmáticos.

9.6.1 fundamento de la excepción nom adiplenti contractus: la voluntad de las partes.- los romanos fundaron la excepción, sobre la mala fe, sobre el dolo de las partes que exigía una prestación sin ofrecer cumplir la suya. Parece mas exacto darle como base a la excepción nom adiplenti contractus, como a la teoría de riesgo, la voluntad presunta de las partes. En efectos, resulta evidente que un contratante no se obliga por los vínculos de un contrato sinalagmático sino por dispensar que ambas prestación serán cumplida en el mismo lapso; si no, le habría concedido un término al otro contratante; el vendedor al contado estipula implícitamente que no se despojara de la cosa sino contra el pago del precio.

9.7. Contratos sinalagmáticos.- la excepción nom adiplenti contratus, esta unidad como la resolución y la teoría del riesgo, con la reciprocidad de la obligación. Por consiguiente no se aplica sino en los contratos sinalagmático perfecto o imperfecto.

9.7.1. La excepción: nom adiplenti contratus, según el código civil.

Según los redactores del código civil esto son los códigos que le difieren mejor al tema:

Art. 1.948.- el depositario puede retener el deposito hasta que se le pague por completo lo que se le deba, por razón del mismo.

Art. 1.602.- el vendedor debe explicar con claridad a lo que se le obliga. Cualquier pacto oscuro u ambiguo, se interpreta contra el vendedor.

Art. 1.603.- existen dos obligaciones principales: la de entregar y la de garantizar la cosa que se vende.

Art. 1.616.- esta obligado el vendedor a entregar la cuantía tal como se diga en el contrato, con la modificaciones que se le expresan en los siguientes códigos.

9.8. La confusión de derecho
9.8.1. Definición.- por ser la obligación un vínculo de derecho entres dos personas, el acreedor y el deudor cuando se encuentra reunidas. En la misma persona las cualidades del acreedor el deudor de una misma obligación, se produce una confusión de derecho que extingue la obligación.

La confusión se suele producir por el hecho de una transmisión sucesoria: el de cujus era el acreedor o el deudor de su heredero; este, luego de la muerte de aquel, reúne en su persona las dos cualidades de acreedor y de deudor.

9.8.2. esfera.- la confusión de derecho se aplica a toda obligación, ósea cual sea su naturaleza, contractual o extracontractual.

9.8.3. Requisito.- los derechos del acreedor y del deudor se han confundido realmente. Ahora bien, el patrimonio del difunto permanece en ocasiones separado del perteneciente al heredero. Sucede así cuando el heredero ha aceptado la sucesión a beneficio de inventario, igualmente, cuando los inventario, igualmente, cuándos los acreedores del cujus se valen de la separación de los patrimonio. No existe entonces confusión en cuanto a la deuda o al crédito del difunto con respecto al heredero.
La confusión no es oponible, no se produce, ósea no es oponible a tercero.

9.8.4. Naturaleza y efecto de la confusión.- resulta difícil concretar el efecto exacto de la confusión de derecho constituye ciertamente un obstáculo para el cumplimiento de la obligación convertido el deudor en su propio acreedor, no podría perseguir el mismo.

9 .8.5. Extinción de la garantía.- la garantía que aseguraban el crédito (fianza hipoteca) desaparezcan, en todas las hipótesis, con la confusión, porque el cumplimiento, que era la finalidad que la garantía aseguraban, se ha vuelto imposible.

9.8.6. Casos en los que la confusión de derechos deja de subsistir parcialmente la obligación.- en principio, la confusión produce efecto sobre el conjunto de la obligación; por convertirse el acreedor en su propio acreedor. Se encuentra extinguido (o paralizado) todo su crédito y toda su deuda.
Sin embargo existen algunos casos en lo que la confusión alcanza sino a un fracción de la obligación.

9.8.7. La confusión. Según, el código civil.


Art. 1.300.- cuando la calidad del acreedor y deudor se reúnan en la misma persona, se produce, de derecho, una confusión, que destruye los dos créditos.

Art.1.301.- cuando se realiza la confusión en la persona del deudor principal, aprovecha a sus fiadores lo que se efectúa en la persona del fiador, no implica la extinción de la obligación principal. La que tiene lugar en la persona del acreedor, no aprovecha a sus codeudores solidarios sino en la porción en la cual era el deudor.

10. REMISIÓN DE DEUDA.-

10.1 CONCEPTO Y NATURALEZA.- La remisión de deudas no es otra cosa que la renuncia de una obligación. En suma, es un concepto más circunscripto que el de renuncia; mientras ésta se refiere a toda clase de derechos, la remisión se vincula exclusivamente con los derechos creditorios. Lo que significa que tratándose de obligaciones, remisión de deuda y renuncia son conceptos sinónimos  ; y por ello se le aplican las mismas disposiciones legales (art. 876).
Aunque es claro que en nuestro derecho positivo la remisión de deuda tanto puede ser a título gratuito como oneroso (puesto que se declara expresamente aplicable a ella lo dispuesto en los arts. 869 y 871, que se refieren a supuestos de renuncia onerosa), creemos que hubiera sido más apropiado reservar el nombre de remisión de deudas a la renuncia gratuita de un derecho creditorio. Así lo estableció el 
Anteproyecto de BIBILONI, art. 1240, y el Proyecto de 1936, art. 70.

10.2 FORMAS.- La remisión de deuda puede hacerse en forma expresa o tácita:
a) Habrá remisión expresa cuando el acreedor manifiesta su voluntad de renunciar en forma verbal o escrita o por signos inequívocos. La ley no exige ninguna formalidad para hacer una remisión expresa, aunque la deuda original conste en instrumento público (art. 885).
b) Habrá remisión tácita cuando el acreedor entregue voluntariamente al deudor el documento original en que constare la deuda (art. 877). Es ésta una forma típica y muy frecuente de desobligar al deudor, cuyo estudio debe ser hecho con detenimiento.

10.3 CONDICIONES PARA QUE SE TENGA POR OPERADA LA REMISIÓN DE DEUDA POR ENTREGA DE DOCUMENTO.- Para que la extinción de la deuda se tenga por operada, es necesario que se cumplan las siguientes condiciones, exigidas por el art. 877,C.C.
a) Que el documento entregado sea el contrato original; si se trata de una copia, simple o legalizada por escribano público, no funciona la presunción legal y es a cargo del deudor la prueba de que hubo realmente remisión de deuda (art. 879).
b) Que la entrega sea 
voluntaria; si el que lo entregó demuestra que lo hizo forzado por la violencia o inducido por el dolo del deudor, no hay remisión; pero la posesión del documento por el deudor hace presumir que la entrega fue voluntaria, corriendo por cuenta del acreedor la prueba de que no fue así (art. 878 C.C.).
c) Que la entrega haya sido hecha por el acreedor al deudor; si fue entregado a una tercera persona, no hay remisión. Naturalmente, queda equiparado al acreedor, su representante con poder suficiente para hacer renuncia de sus derechos; y al deudor, su representante legal o convencional con poder suficiente para administrar los bienes.
Cabe notar, por último, que el deudor podría alegar que ostenta la posesión del documento no en virtud de una remisión de deuda, sino por haber pagado la obligación (art. 877, Ibidem, in fine); ello puede tener para él la mayor importancia, pues transforma un acto gratuito en oneroso, haciendo más seguros sus derechos.
DE LA OBLIGACIÓN DEL COMPRADOR
Debe pagar al vendedor el precio convenido, con los intereses a contar del día en que ha entrado a disfrutar de la cosa vendida e indemnizarle de los gastos hechos para el mantenimiento y conservación de la cosa hasta la tradición.
La acción venditi no ofrecía al vendedor ninguna garantía contra un comprador insolvente. Era necesario que tuviese otros recursos para asegurarse para asegurarse contra el riesgo de perder a la vez la cosa y el precio. He aquí lo que el derecho romano ponía a su disposición.
Derecho de retención cuando el vendedor no has efectuado tradición de la cosa vendida, su interés esta guardado por el derecho de retención. Puede negarse a entregar en tanto que no haya sido pagado.
Es preciso por lo demás, que las dos obligaciones sean exigible: este medio de defensa se le escapa al vendedor si ha dado un término al comprador para pagar, sin reservarse el mismo plazo para entregar.

Derecho de reivindicación
Si el vendedor hace entrega antes de ser pagado y si es propietario de la cosa vendida, puede retener su derecho de propiedad y rei vindicatio que es la sanción. He aquí en que caso: a) cuando se trata de una venta al contado, sabemos que la tradición de la cosa vendida solo transfieres la propiedad al comprador, si paga el precio.
b) si el vendedor ha fiado al comprador, concediéndoles un término para el pago, la tradición transfiere en principio la propiedad. Pero, como el efecto de la tradición depende en suma de la intención de las partes, el vendedor puede impedir este resultado entregando la cosa a titulo de precario, es decir, no concediendo al comprador más que un goce que el queda dueño de revocar a su comodidad (ulpiano)
Si, por lo tanto, el comprador no paga, el vendedor puede hacerse devolver la cosa mediante el interdicto de precario, o ejercitando la rei vindicatio.

Derecho de reservarse hipoteca sobre la cosa vendida. El vendedor, al hacer al comprador una tradición traslativa de propiedad, puede también reservarse una garantía de otro orden, conviniendo con el que tendrá hipoteca sobre la cosa vendida, para seguridad de su crédito. Este procedimiento proporciona al vendedor la acción hipotecaria en caso de no ser pagado el precio; pero ha tenido poco uso en el derecho romano.
Lex commissoria.-una practica mucho mas difundida consistía en una convención especial, hecha en el momento de la venta, y en cuya virtud el vendedor se reserva el derecho de resolver el contrato si el comprador no pagaba el precio en determinado plazo. Esta clausula llevaba el nombre de lex commissoria. Expirado el lazo, el vendedor era libre de mantener el contrato o de tenerlo por resuelto

Modalidad y clausulas resolutorias. El contrato de venta puede ser afectado por diversas modalidades las mas importantes son el termino y la condición. Esta modalidades producen por lo general, la los efectos que hemos estudiado en la estipulación. El término solamente suspende la exigencia de las obligaciones nacida de la venta. La condición, el contrato suspende la existencia misma del contrato. De la cual resulta que, si el vendedor ha entregado la cosa vendida pendente conditione, el comprador no puede usucapir ni hacer los frutos suyos, porque carece de justo titulo y si hace el pago del precio por error, puede repetirlo. El día en que la condición se cumple, la venta se realiza, siempre que los elementos esenciales del contrato subsistan todavía.

DE LOS RIESGOS EN LA VENTA.-cuando la venta tiene por objeto un cuerpo cierto, si la cosa vendida si la cosa vendida perece por caso fortuito o fuerza mayor antes de que le vendedor halla realizado tradición y sin que halla Caído en demora, queda liberado; pues no le es imputable falta alguna, y su obligación ya no tiene objeto. ¿Quién debe soportar esta perdida fortuita? Si el comprador queda obligado a pagar el precio, es el quien experimenta el prejuicio; pero si esta liberado de su obligación, es le vendedor quien soporta la perdida. En el primer caso, se dice que los riesgos son para el comprador; en el segundo, se dice que son para el vendedor.
Venta pura y simple o a término.- los riesgos son para el comprador acreedor de la cosa vendida. Porque si la cosa perece o se deteriora por caso fortuito, el comprador siempre debe su precio, aunque no reciba nada en cambio o que obtenga solamente una cosa cuyo valor esta aminorado. Esta solución parece fundada en la presunta intención de las partes, que son libre de separarla por una clausula contraria. Puede justificarse por la razón de que, si la cosa ha aumentado de valor, el comprador se aprovecha sin aumento de precio; es, pues, justo que el que se enriquece con la plusvalías, soporte la perdida o deterioros
Por excepción, los riesgos son a cargo del vendedor: si por una clausula expresa se había hecho cargo de ellos o si la perdida fortuita sobreviene después de haber incurrido en demora de hacer la tradición.

Qué significa derecho común?
El derecho común es derecho civil. En razón que se aplica a la mayor partes de las relaciones de los seres humano, que pertenecen a una comunidad jurídica determinada sin ninguna distinción. También otra definición de derecho común es la que los romanos aceptaron o jus naturae como el derecho común entre lo hombre y los animales.

2- ¿Es absoluto el principio de la irretroactividad de la ley?
Si! Pero esto solo puede ocurrir excepcionalmente en caso de favorecer hay que esta sub-júdice o cumpliendo condena.

3- ¿Mediante que se demuestra la existencia de un hecho jurídico?
Mediante la prueba que es la comprobación de un hecho o situación jurídica.

4- Traer una sentencia donde se haya declarado inconstitucional, una ley. Estableciendo el ¿Por qué se declaro la inconstitucionalidad?
La sentencia esta anexado hay trabajo.

5- ¿Cuáles son las condiciones esenciales de validez de las convenciones?
El Art. 1108 del código civil enumera cuatros condiciones esenciales para la validez de una convención;
a) el consentimiento de la parte que se obliga; es la manifestación de voluntad expresa o tacita, la cual una persona presta su aprobación al acto que se debe cumplir otra, con el fin de darle validez.
b) capacidad para contratar; es la actitud para gozar de un derecho para ejercerlo.
c) objeto cierto que forma la materia del compromiso; es la obligación que el acto crea, modifica o extingue, es el resultado que las partes han querido producir. El objeto debe tener tres condiciones; debe ser cierto, posible y licito.
d) una causa licita en la obligación; es el motivo determinante en el negocio jurídico. El Art. 6 del código civil señala que las leyes que interesan al orden público y a las buenas costumbres no pueden ser derogadas por las convenciones particulares.   

6- ¿Cuáles son las diferencias entre la abrogación expresa y la abrogación tácita de una ley?
La abrogación se llama expresa cuando el texto que abroga la pronuncia, resulta de los términos empleados por la nueva ley, que menciona los textos legales cuya caducidad declara. La abrogación tácita es cuando resulta de incorporar a un texto nuevo una prescripción incompatible con la consagrada en un texto anterior, lo cual demuestra que los redactados de la nueva norma han entendido abrogar implícitamente la antigua. Proviene de la incompatibilidad entre los nuevos preceptos y los anteriores o de la declaración que dispone la derogación de todas las disposiciones que le sean contraria a la nueva ley.

7- ¿Cuándo se inicia la división del derecho en rama?
A partir de la edad media.

8- ¿Qué es una medida de introducción?
Son medida de coerción que se le aplican al imputado, y este ha sufrido prisión preventiva o arresto domiciliario durante el proceso. Hay imputado se le pueden aplicar medida de introducción informativo o experticio y en algunos casos el imputados obtiene por el tribunal o juez el defecto. También hay imputado se le aplican medida de coacción y sanción luego de violar una ley o precepto de las reglas del derecho.

9- ¿Cuál es la principal diferencia entre un derecho patrimonial y un derecho extra patrimonial?
El derecho patrimonial son los derechos que pueden apreciarse en dinero. Ejemplo: Derecho de propiedad, derecho de créditos y el derecho extra patrimonial constituye un conjunto de derechos y cargas no susceptibles de apreciación en dinero. Ejemplo: Derecho de personalidad, derecho a la libertad, derecho de patria potestad, etc.

10- ¿Cuáles son las diferencias entre los actos bajo firmas privadas y los actos auténticos?
El acto bajo firma privada cuya legalización de la firma ha sido intervenida por el notario publico, tiene fe publica la misma que tiene el acto autentico, aunque no es un acto auténtico, pues sigue siendo acto bajo firma privada.
La autenticidad en el acto bajo firma privada solo existe en la legalización de la firmas, mientras que el autentico o publico, además, existe autenticidad en todo el contenido del acto.

11- ¿Qué es un acto con fecha cierta y cuales son las forma de darle fecha cierta?
El acto auténticos hay momento de su instrumentación adquiere fecha cierta. Y en el acto bajo firma privada las forma de darle fecha cierta tendrá que ser luego de ser debidamente registrado.

12- ¿Qué es un principio de prueba por escrito?
El acto autentico o público es aquel que ha sido autorizado por un oficial público que en principio son los notarios públicos, los oficiales del estado civil, los secretarios de los tribunales, los alguaciles, los médicos legistas, interprete judiciales, vendutero públicos y los cónsules en el extranjero, que tienen derecho de instrumentar, tanto en consideración al lugar como a la naturaleza del acto y con la solemnidades requeridas.

13- ¿Cuáles son las diferencias existente entre una presunción juris tantum y la presunción juris et de jure?
Las primera nos permiten probar los contrario el hecho que se presume y la segunda no admiten prueba en contrario, el hecho principal debe considerarse como sucedido una vez que se ha probado el hecho indicador; por ende el perjudicado se encontrara en la imposibilidad de probar la inasistencia del indicado (hecho).

14- ¿Cuáles son las diferencias existentes entre una nulidad relativa y una absoluta?
Las convenciones que están afectada de nulidad absoluta, ya sea por ausencia de consentimiento, falta de un objeto cierto, afectada de la incapacidad, por una causas ilícita o por el incumplimiento de las forma solemne que deben cumplirse, como el testamento, no pueden ser confirmadas.
Por el contrario., las nulidades relativas si pueden ser confirmadas, y esta confirmación tiene un efecto retroactivo, el cual suspende la nulidad en el pasado, valida el acto desde su origen. La nulidad absoluta tiene un carácter de orden público, por lo que puede ser declarada en interés de todo el mundo, erga omnes. Puedes ser solicitada por cualquier persona o interesado. Por el contrarío, la nulidad relativa tiene un carácter personal, es decir, solo se declara e invoca en interés de una persona o interesados.
La nulidad absoluta no se subsana o no se convalida, la nulidad relativa se subsana. La acción en nulidad absoluta prescribe a los 20 años y la acción en nulidad relativa prescribe a los 5 años.
La nulidad absoluta es radical, existe por si misma y la sentencia que la comprueba es declarativa. La nulidad relativa tiene un valor relativos y solo aquel que ha sido afectado puede invocarla, es decir, aquel que tenga interés legítimamente protegidos.

15- ¿Qué es una presunción legal?
La presunción legar es aquella establecida por la ley. El Art. 1350 la define Asís: la presunción legar, es la que se atribuye por una ley especial a ciertos actos o hechos, tales como:
1) los actos que la ley declara nulos, por presumirse hecho en fraude de sus disposiciones, atendida a su propia cualidad;
2) los casos en que la ley declara que la propiedad y la liberación resulta de ciertas circunstancias determinadas;
3) la autoridad que la ley atribuye a la cosa juzgada;
4) la fuerza que la ley da a la confesión de la parte a su juramento.


FUERZA OBLIGATORIA DE LOS CONTRATOS.
Art. 715: las convenciones hechas en los contratos forman para las partes una regla a la cual deben someterse como a la ley misma, y deben ser cumplidas de buena fe. Ellas obligan a lo que este expresado, y a todas las consecuencias habitualmente comprendidas
+ En la Ley.
+ En la voluntad de las partes.
Los contratos carecen de fuerza obligatoria cuando son contrarias a la ley, a las buenas costumbres y a la moral.
3.- ACCIÓN DE SIMULACIÓN:
         La simulación es una institución de derecho civil; el derecho civil es su ámbito natural y original. Cualquier perspectiva civil que se asuma termina apuntando a los cimientos mismos de esta institución más que a alguna de sus particulares manifestaciones. Así, en un esfuerzo por intentar delimitar el tratamiento de la materia
         Se ha definido la acción de simulación como "una acción autónoma y declarativa, tendiente a hacer constar de un modo autorizado la falta de realidad o la verdadera naturaleza de una relación jurídica". Lo que pretende, en caso de haber existido una simulación absoluta, es obtener se declare la inexistencia o nulidad de un acto ficticio; es decir, se trata de una acción de reconocimiento negativo. En caso de simulación relativa, lo que se persigue es, simultáneamente, un reconocimiento negativo y positivo: se declare a la vez la inexistencia o nulidad del acto ficticio y la realidad del negocio disimulado.
 La simulación puede también alegarse por vía de excepción, cuando el actor intenta hacer producir efectos al acto ostensible tras el cual ninguna realidad existe o al acto ficticio que oculta el verdadero consentimiento. Incluso podría también suceder que frente a la acción de simulación absoluta el demandado opusiera la excepción de simulación relativa.
Aparece consagrada en el artículo 1281 del código civil vigente y se trata de un acuerdo entre partes sobre la apariencia del acto para plasmar documentalmente una acto distinto a la voluntad sentida y real de forma que instrumentan un mecanismo que produce una apariencia distinta a la verdad.
Formas de La Simulación:
  * Absoluta: que es cuando las partes sin haber celebrado. A lo que no existe en forma alguna como el caso de los testaferros, colocándose la propiedad de una cosa a nombre de una persona que en realidad no la ha adquirido.
 * Relativa: Cuando se ha realizado un acto determinado, pero las partes han simulado determinadas condiciones de dicho acto.
Acreedor quirografario
Es aquel acreedor que no tiene una garantía ni hipotecaria ni prendaría, es decir su garantía es únicamente o el titulo de crédito o una factura etc etc.
Estos son los últimos acreedores que pueden cobrar en caso de una quiebra.

Es quien tiene un credito exigible contra su deudor pero que no cuenta con privilegios para su cobro (privilegio es que tiene derecho a cobrarse del patrimonio del deudor antes de que cobren otros acreedores lo cual garantiza la satisfaccion de su credito) Al ser quirografario y no contar con ese privilegio solo podra cobrarse con lo que quede del patrimonio del deudor una vez que se hayan cobrado los privilegiados con lo cual el problema puede ser que no alcance. Los acreedores quirografarios suelen cobrar a prorrata, esto es que se divide lo que queda entre ellos por lo que todos cobran pero por lo general no por el total (porque no alcanza). Una cosa mas! el privilegio puede surgir por voluntad de las partes (al constituir hipotecas por ejemplo) o puede estar dado por la ley.
EL PATRIMONIO COMO GARANTÍA COMÚN DE LOS ACREEDORES
El patrimonio del deudor es la garantía común de los acreedores.
Este principio significa que todos los bienes del patrimonio del deudor responden por las deudas que él tenga.
Si el deudor no cumple, los acreedores podrán ejecutar sus bienes y cobrarse del producido de éstos.
Fundamento legal del principio.-
Nuestro Código no consagra expresamente el principio comentado, pero de diversos artículos surge que se lo ha aceptado tácitamente.- (Ej: del art. 505, inc.3: cuando permite al acreedor obtener del deudor las indemnizaciones correspondientes; del art. 961 cuando permite al acreedor pedir la revocación de los actos del deudor realizados en perjuicio o fraude de sus derechos, etc.)
Alcances del principio.-
El principio de que el patrimonio es ‘la prenda o garantía común de los acreedores’ no es absoluto, ya que tiene dos importantes limitaciones:
a) los acreedores no son todos iguales, y hay algunos de ellos que tienen derecho a ser pagados antes que otros, u otros que pueden separar bienes del deudor para satisfacer sus créditos;
b) hay bienes a los cuales el principio no se aplica, porque ellos no están afectados al cumplimiento de ninguna deuda.
FUNCIONES DEL TUTOR
Independientemente de las obligaciones preliminares que debían cumplirse y preceder el ejercicio de la tutela, era función primordial del tutor atender la administración de los bienes y patrimonio en general del pupilo, supuesto que no le correspondía velar por la protección moral y educación del incapaz, para lo cual el magistrado habría de elegir un pariente cercano de aquél o allegado a quien el tutor debía entregar los dineros necesarios para que cumpliera su cometido.

La labor administrativa la desplegaba el tutor en un doble sentido, correspondientes a la gestio tutoris y a la auctoritas.
 Inicialmente, las funciones del tutor se reducían a ejercer, en su propio interés, el derecho de prestar o no su asentimiento a los actos jurídicos patrimoniales de su pupilo, so pena de invalidarlos, sin estar obligado a gestionar su patrimonio ni a cuidar de su persona.
 El tutor, en el ejercicio de su cargo, no comprometía su responsabilidad frente al pupilo, sino en el caso de actuar dolosamente, y
 Cuando se llegó a admitir la tutela testamentaria, se fundamentó el poder del padre, para designar tutor, en su libertad de t estar.
PLURALIDAD DE TUTORES
Según Agustín Hurtado Oliveros, no sólo se podía designar un tutor par uno o para varios impúberes sui iuris, sino que se podían designar y era frecuencia varios tutores para un solo pupilo, o sea que podían haber pluralidad de tutores, cualquiera que fuera el origen de la tutela.
En la última etapa del derecho era suficiente la auctoritas que otorgará uno solo de los varios tutores que tuviera un impúber para que el acto jurídico realizado por éste tuviera validez.
Por lo que respecta a la gestio, los tutores pueden quedar todos encargados de administrar bajo su responsabilidad común, pero habida consideración de las ventajas de la administración unipersonal, el pretor podía permitir que uno solo administrara, y también por acuerdo entre los tutores o por disposición del testador, podían aquellos dividirse la tutela en al forma más conveniente, o sea, en razón de la naturaleza de los trabajos o por la ubicación de los bienes; pero todos los demás tutores quedaban como vigilantes y responsables subsidiarios de la gestión del administrador.
Según Chibly Abouhamad Hobaica señala que la pluralidad de tutores fue un hecho frecuente en Roma, a pesar de los inconvenientes que producía. Se estableció, con Justiniano, que cualquiera que fuere el origen de la tutela, testamentaria, legítima o dativa era suficiente la autorictas de uno solo de los tutores, para la realización de los actos de disposición durante la etapa de la semi - infancia (7 a 14 años de edad). En caso de pluralidad de tutores en la gestio, es decir, en la infancia, el derecho pretoriano permitió que uno solo de ellos administrara, quedando los otros en calidad de vigilantes, aunque todos respondían solidariamente por los daños que podían ocasionar. En muchas circunstancias, ya que por la ubicación de los bienes o por imposición del testador, los diversos tutores se dividían la administración.
EXTINCIÓN DE LA TUTELA
La tutela, se extinguía por causas referentes al pupilo y al tutor.
Entre las primeras, o sea, referidas al pupilo, encontramos:
 El arribo del pupilo a la pubertad.
 La muerte del pupilo.
 La capitis deminutio del pupilo, máxima, media y mínima.
 La llegada del término o de la condición resolutoria.
Entre las causas de extinción de la tutela, relacionadas con el tutor, encontramos:
 La muerte del tutor.
 La capitis deminutio máxima y media.
 La remoción del tutor.
 La renuncia del tutor.
 Excusas tales como, él haber cumplido 70 años, pobreza del tutor o posesión de un número de hijos superior a tres.
El patrimonio del deudor como garantía://**** Cuando el deudor no adopta la conducta comprometida, ni jurisdiccionalmente puede obtenerse la prestación de la misma, la satisfacción del acreedor debe lograrse a costa del patrimonio de aquél, el equivalente de la prestación no realizada por el deudor y, en su caso, la indemnización de los daños se extraen mediante la incautación (y venta) de otros bienes del deudor. A esta modalidad se le llama ejecución forzosa.

Dicha responsabilidad constituye la principal sanción a la infracción de su deber de cumplir, sanción que se puede reforzar con determinadas clausulas penales. La responsabilidad es exclusivamente patrimonial (no hay cárcel por deuda) y la universalidad, ya que el deudor responde sólo con sus bienes patrimoniales, pero responde con todos y cada uno de ellos. Aún  así el ordenamiento se ocupa de reservar al deudor un mínimo de recursos vitales (relacionados con una subsistencia digna), así como los instrumentos necesarios para el ejercicio de su actividad profesional (ya que puede redundar en beneficio del acreedor).

Trámites y posibilidades de la ejecución forzosa://**** El acreedor que "se cobra personalmente" incurre en el delito de realización arbitraria del propio derecho.

Vencido e insatisfecho el crédito, el cumplimiento forzoso requiere necesariamente el auxilio de los Tribunales de Justicia (juicio ejecutivo). Estos títulos ejecutivos "extrajudiciales" o "contractuales" son: Escritura pública, Pólizas intervenidas, Pólizas al portador o nominativas, Certificados de anotación en cuenta.

El acreedor que no dispone de título ejecutivo se ve forzado a iniciar un proceso previo para obtener una sentencia firme de condena contra el deudor, un laudo arbitral o la homologación judicial y, en base a ello y en el plazo de cinco años promover la fase de ejecución.

La acción de cumplimiento://**** Cuando el deudor falta al cumplimiento voluntario, y también resulta infructuosa la realización coactiva del interés,  el ordenamiento pone a disposición del acreedor otros cauces para que pueda cobrar lo que se le adeuda, antes de que prescriba el crédito: Art. 1.111: "Los acreedores, después de haber perseguido los bienes de que esté en posesión el deudor para realizar cuanto se le debe, pueden ejercitar todos los derechos y acciones de éste con el mismo fin, exceptuando los que sean inherentes a su persona: pueden también impugnar los actos que el deudor haya realizado en fraude de su derecho".

Se trata de auténticas injerencias por parte de los acreedores en el ámbito de decisión y actuación patrimonial del deudor.  Que el Art. 1111 comience refiriéndose a los acreedores no implica que éstos deban actuar en conjunto u obtener el acuerdo de los no actuantes, tienen la posibilidad de ejercicio individual e independiente. Excepción hecha de los supuestos de ejecución universal (concurso y quiebra), donde los remedios subrogatorios  o impugnatorios adquieren tinte colectivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada